¿Existen las Sirenas?

    Anónimo hace más de 3 años

    Respuestas (1)

    1

    Aunque sería lindo que así fuera, claramente la respuesta es no. En 2012 la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), la Agencia Federal de oceanográfia de Estados Unidos, tuvo que salir a confirmar públicamente que estos seres mitológicos son criaturas legendarias que se narran desde tiempos inmemoriales pero que nunca han existido.

    Esto sucedió luego de un programa transmitido por Animal Planet titulado: "Sirenas, cuerpo encontrado", con el subtítulo "una pizca de verdad que vive debajo de la leyenda de las míticas sirenas". Allí, el creador narraba en forma de documental cómo la ciencia se ha tomado para expandir la imaginación de las personas, aunque ello generó que gente lo tomará en serio y contactara a dicho organismo para que fundamente científicamente sobre el tema.

    Igualmente, hay muchos científicos que han hecho algunas teorías interesantes sobre la existencia, en el pasado evolutivo humano, del "simio acuático", un antepasado acuático en común entre los homínidos y los simios. Incluso hay quienes aseguran que la NOAA sabe de la existencia de estas criaturas pero encubren el hecho ya que tendrían un cuerpo de sirena en su poder (muy difícil de creer).

    La principal problemática para creer en las sirenas es que son descritas, al igual que su equivalente masculino “los tritones”, como seres con la parte superior del cuerpo de un ser humano y la parte inferior del cuerpo de un pez. Asi desde el punto de visto biológico es muy difícil que logren mezclarse los cuerpos. Sucede que los seres humanos y peces tienen muy diferentes fisiologías, y es prácticamente imposible que una criatura pueda conservar las características de ambos.

    En cuanto a la teoría del simio acuático, la historia oficial indica que los ancestros del Homo Sapiens moderno descendieron de los árboles, dejaron los bosques y se mudaron a la sabana. Pero hay una minoría en el campo de la antropología no es cierto, ya que dicen que en el momento en que nos mudamos a la sabana ya habíamos pasado por una gran parte de la evolución y que un cercano antepasado del Homo Sapiens experimentó una fase acuática. Los individuos pasaban gran parte del día en el agua y comenzaron a desarrollar adaptaciones fisiológicas a la vida marina, pero las circunstancias los obligaron a irse antes de completar el proceso.

    # Hace alrededor de 3 años

    Responder